BUSCAREMOS EL TRATAMIENTO MÁS ADECUADO PARA LOS ZUMBIDOS Y PITIDOS

 La sociedad del ruido: ¿cómo afecta a nuestro oído?

Acufenos

Acúfenos o Tinnitus

¿Qué son los acúfenos?

Los acúfenos o tinnitus consiste en la sensación de escuchar un ruido, sonido o pitidos en el oído o en la cabeza sin que haya una fuente externa real que los produzca. Pueden manifestarse de múltiples formas: como ruido, zumbido, pitido en el oído o, murmullo de mar, timbre, etc. El ruido en el oído puede ser intermitente o continuo, así como unilateral, bilateral o percibirse en toda la cabeza.

Casi todo el mundo ha padecido tinnitus alguna vez, aunque sea de manera temporal.

Un ejemplo es la típica sensación de ruido en el oído después de un concierto o cualquier evento, donde se ha expuesto a los oídos al sonido.

El problema aparece cuando el acúfeno o tinnitus persiste o aumenta con el paso del tiempo. La calidad de vida del paciente se verá afectada, con mayor o menor grado, dependiendo de la intensidad y de la frecuencia del ruido que escucha en el oído.

Los acúfenos no siempre van asociados a una pérdida auditiva. Aproximadamente un 30% de las personas con sordera importante no tiene tinnitus, pero alrededor de un 18% de la población padece algún tipo de Acúfeno.

¿Qué siente los pacientes con acúfenos?

La mayoría de los pacientes con acúfenos se acaban acostumbrando al ruido, sonido o pitidos en los oídos, pero un 10% sufren repercusiones importantes como pérdida de la concentración, dificultad para conciliar el sueño o una intensa angustia emocional que puede conducir a la depresión.

En estos casos, en los que el paciente se obsesiona con el acúfeno, la situación se vuelve más difícil de controlar. La obsesión excita más el cerebro y empeora la situación. La consecuencia en estas situaciones suele derivar en desesperación.

En un 40% de acúfenos también se padece hiperacusia o una mayor sensibilidad a los sonidos externos.

¿Cuáles son las causas?

A pesar de que los acúfenos pueden ser ocasionados por muchas causas, se distinguen tres causas principales desencadenantes:

  • Lesiones de la vía auditiva que cursan con pérdida de audición (presbiacusia o envejecimiento del oído; diferentes enfermedades del oído externo, medio o interno; trauma acústico; infecciones óticas; vértigo de Menière, etc.).
  • Malos hábitos posturales con afectación principalmente de la musculatura temporomandibular y cervical (bruxismo o rechinar de dientes al dormir, así como otros malos hábitos craneofaciales, artrosis cervical, contracturas, variaciones de la posición normal de la espalda, etc.).
  • Estrés laboral o familiar. Es importante subrayar que está comprobado que los pacientes con acúfenos presentan una mayor actividad cerebral en la corteza cerebral auditiva y en el área límbica, que es la parte del cerebro implicada en las emociones.

¿Cómo se diagnostican los acúfenos?

La diagnosis del tinnitus comienza con un examen exhaustivo del paciente por parte de un otorrinolaringólogo especializado, que trata de identificar la causa de su acúfeno. A partir de una primera fase de observación, se solicitan las pruebas necesarias en cada caso:

  • Otoscopia o exploración del oído externo y el tímpano mediante microscopio
  • Exploración de puntos dolorosos craneofaciales y cervicales
  • Audiometría o medición de la sensibilidad del oído en las diferentes frecuencias de sonido
  • Acufenometría para identificar con exactitud el tipo de acúfeno del paciente
  • Umbral de disconfort
  • Pruebas complementarias (Analítica, TAC, RMN, Angio-RMN, Radiografía de vértebras cervicales, Eco-doppler, etc.)
  • Cuestionario de severidad del acúfeno

¿Cómo se tratan los acúfenos?

El tratamiento del tinnitus siempre dependerá de la causa. Si aun tratándolo la causa persiste, recurriremos a otros tratamientos como:

  • Medicación. Generalmente se recurren a vasodilatadores cerebrales para disminuir la intensidad del acúfeno o incluso para hacerlo desaparecer. Si el acúfeno persiste, se suelen utilizar otras medicinas con el objetivo de controlar la actividad de la excitación cerebral.Este control se efectúa mediante melatonina, sulpiride, hidroxicina, lyrica, etc… Si las circunstancias lo requieren, también se pueden asociar ansiolíticos como el alprazolam o la amitriptilina.
  • TRT (Tinnitus Retraining Therapy). La terapia TRT es el tratamiento más empleado actualmente. Su objetivo consiste en habituar al paciente a su acúfeno, consiguiendo que el mismo deje de ser percibido de un modo consciente.Consta de una fase de Consejo Terapéutico (explicación detallada del problema) y de una fase de Terapia Sonora (para disminuir la percepción del sonido) que en algunos casos requiere generadores de sonido que, en caso de pacientes con una pérdida importante de audición asociada, se acoplarían a los audífonos convencionales.
  • Rehabilitación. En caso de que se localizara una contractura muscular o un mal hábito postural se derivaría el paciente a rehabilitación.
  • Enmascarador de acúfenos. Consiste en la colocación de un dispositivo, que se lleva del mismo modo que un audífono, y que emite sonidos de bajo nivel directamente al oído enmascarando y disimulando el ruido en el oído provocado por el acúfeno. El aparato consigue invertir la onda sonora del acúfeno provocando que durante un tiempo variable (minutos, horas o incluso días) el acúfeno desaparezca.
  • Audífono. Si el paciente tiene una disminución de audición, en muchas ocasiones algunos acúfenos pueden desaparecer o atenuarse con la colocación de un audífono. Esto se logra debido a que el paciente oye ruidos del ambiente, en vez de los pitidos en el oído provocados por los acúfenos.

Ejemplos de ruido blanco

En algunos casos completamos el tratamiento con los llamados “ruidos blancos”, consistentes en una señal de sonido constante que impide que pasen otros sonidos envolviendo al paciente en un ambiente de relajación.

Algunos ejemplos de ruidos en blanco puedes encontrarlos en los siguientes enlaces: