Llamar ahora WhatsApp
160915-infeccion-oido

Aunque parezca descabellado, desgraciadamente así es. De ahí la importancia de seguir el tratamiento adecuado en caso de contraer una infección de oído.

Recientemente, en Estados Unidos, una niña de 18 meses falleció por una infección de oído que derivó en una meningitis. La autopsia reveló que en caso de haber sido aplicado un tratamiento con antibiótico, al que se negaron los padres, la menor seguiría con vida a día de hoy. Posiblemente, sea un hecho aislado, pero es importante tenerlo en cuenta.

La infección de oído es una inflamación del oído medio, normalmente causada por una bacteria que provoca la acumulación de líquido detrás del tímpano. Es muy común en los niños ya que sus trompas de Eustaquio son más cortas, lo que permite que las bacterias accedan más fácilmente al oído medio.

Cuando estas infecciones pasan a ser frecuentes, pueden existir fuentes infecciosas tales como una sinusitis crónica o una inmadurez inmunológica.

Cuando se sospecha o confirma que la otitis está causada por una bacteria, el médico prescribirá antibióticos. Con este tratamiento, el niño notará una mejora significativa en 48 horas. Es importante tomarlos todos los días y no suspender el tratamiento aunque los síntomas hayan desaparecido. Si en 48/72 horas, los antibióticos no han hecho efecto, el niño está más enfermo, tiene fiebre alta o dolor intenso, se debe consultar al médico. También es importante hacer un seguimiento en la consulta al cabo de unas pocas semanas, para determinar si el antibiótico ha surtido efecto.

Cuando estas infecciones pasan a ser frecuentes, pueden existir fuentes infecciosas tales como una sinusitis crónica o una inmadurez inmunológica. En estos casos habrá que establecer un tratamiento mucho más específico.

Si deseas más información sobre cómo tratar las infecciones de oído de los niños no dudes en contactar con nosotros.