Llamar ahora
301115-ronquidos

Los ronquidos no sólo son un ruido molesto para los que conviven con un roncador, también son consecuencia de un problema respiratorio que muchas veces viene derivado del sobrepeso.

La obesidad es una de las principales causas de la apnea y el ronquido. En la mayoría de ocasiones, una de las primeras medidas que se toman es la reducción de peso, resolviendo así el 50% de los casos. Otros factores a tener en cuenta son la edad y el sexo. Sufren ronquidos el 15% de los hombres y el 5% de las mujeres a los 30 años. Y estas cifras aumentan con la edad y el sobrepeso, de manera que a los 50 años la mitad de los hombres y el 35% de las mujeres roncan.

Frecuentemente, el ronquido se debe a las turbulencias del aire inspirado, sobre todo cuando hay estrechamientos en la vía aérea superior, al aumentar su velocidad, y a la flacidez de los tejidos blandos de la vía aérea superior. Por tanto, no sólo puede producir ronquido un paladar blando y grueso sino también un paladar largo y delgado.

Si la causa del ronquido se debe a una obstrucción de las fosas nasales o engrosamiento, o enlongación del velo del paladar, y no es el sobrepeso, se puede solucionar con la cirugía convencional o láser.

Las causas más frecuentes del ronquido son la patología obstructiva de la nariz (desviaciones de tabique, rinitis alérgicas, pólipos nasales,…), la existencia de un paladar blando alargado y engrosado, unas amígdalas agrandadas o el aumento de la base de la lengua y de las paredes laterales de la faringe.

Si la causa del ronquido se debe a una obstrucción de las fosas nasales o engrosamiento, o elongación del velo del paladar, podemos solucionarla con la cirugía convencional o láser, con un elevado porcentaje de éxito. Por el contrario, si el ronquido responde a una obstrucción por el aumento de la base de la lengua o porque el maxilar inferior tiene una posición retrasada, se aconsejan soluciones quirúrgicas con intervenciones que reduzcan o avancen el maxilar o la base de la lengua.

En cualquier caso, es importante ponerse en manos de un otorrinolaringólogo que estudie nuestro caso en concreto y que nos facilite la mejor solución a nuestro problema. Si necesitas más información, no dudes en contactar con nuestro equipo médico.