Llamar ahora
Prensa-abc

No es extraño encontrarse o conocer a alguien que cuando se sube a un autobús o tren es incapaz de colocarse en un asiento que mira a la dirección contrario en la que va el vehículo alegando que si lo hace se marea.

Este trastorno se denomina «mareo por movimiento» o «cinetosis» y es un problema común entre las personas que viajan en automóvil, tren, autobús, avión, y especialmente, en barco. La cinetosis puede suceder repentinamente, con una sensación de mareos y sudores fríos y esto puede conducir a vértigo, náusea y vómitos.

El Dr. Jordi Coromina, Otorrinolaringólogo de Centro Médico Teknon explica que «la causa de este tipo de mareos es que esas personas perciben un movimiento exagerado, causado a su vez por una estimulación excesiva del aparato del equilibrio, situado en el oído interno».

«Si además, ha sufrido mareos previos, la persona ya es sabedora de dicha predisposición y puede aparecer la ansiedad e inseguridad potenciándose el problema», añade el doctor.

Pierdes la referencia visual externa

El motivo de marearse cuando te sientas mirando al revés de la dirección del vehículo es que se pierde la referencia visual externa (la carretera) y acentúa la sensación de inseguridad en las personas con predisposición a la Cinetosis.

El Dr. Carlos Barajas del Rosal, Otorrinolaringólogo y director de la Clínica Barajas del Rosal explica que «este tipo de mareo es el mismo que el normal aunque menos violento pero el mecanismo de producción de ambos son exactamente iguales».

Los síntomas, son muy típicos. Por orden de aparición se suceden plenitud estomacal (con o sin dolor de cabeza), palidezsudoraciónsalivaciónnáuseas y finalmente vómitos.

«Las personas de menor edad son más sensibles a marearse que los mayores por el movimiento del sistema nervioso semicirculares», puntualiza el Dr. Barajas.

Recomendaciones

Ambos doctores coinciden en que el mejor tratamiento para evitar este tipo de mareos es la prevención.

«Toda persona susceptible debería tomar dimenhidrinato (Biodramina), bien en comprimido, o todavía mejor, en supositorio, media hora antes de iniciar el viaje, repitiendo la dosis cada 4 horas durante el trayecto. Si es posible, que el paciente evite parcial o totalmente el movimiento, así como que encuentre siempre una referencia externa», añade el Doctor Coromina.

FUENTE | http://www.abc.es/sociedad/20130720/abci-mareos-tren-atras-201307180958.html