Llamar ahora
Noticias

Glotoplastia de Wendler: la cirugía para tener voz de mujer

By 4 diciembre, 2018 Sin comentarios
Maxiloclinic blog diciembre

Cuando una mujer trans decide iniciar su cambio físico, el primer tratamiento por el que pasa suele ser el hormonal. El problema viene cuando la persona se da cuenta de que ni los estrógenos ni los antiandrógenos suministrados consiguen cambiar su grave timbre de voz, que no le permite sentirse ella misma al hablar con los demás.

Ahora, además de las sesiones de logopedia que solucionan entre un 20 % y un 30 % de las consultas, las interesadas pueden recurrir a la glotoplastia de Wendler, una operación que realiza el Dr. Pedro Fortuny del Centro Coromina y que modifica la anatomía de la laringe de las mujeres trans, de forma que su voz pueda sonar típicamente femenina en la gran mayoría de casos.

En qué consiste la operación

Se trata de una cirugía que no requiere de incisión en el cuello, sino solo de una laringoscopia directa suspendida. Tras la anestesia general, se realizan dos puntos de sutura en la comisura y el tercio anterior de las cuerdas vocales. Así, estas se acortan entre 2 y 4 milímetros, se aumenta su tensión y se reduce su masa para que la voz suene más aguda.

Además, en los casos que lo requieren, se elimina la nuez o “manzana de Adán” –precisamente más frecuente entre las personas de voz más grave– con una pequeña incisión.

Cómo se lleva a cabo

 Aunque se trata de un trabajo muy minucioso, la intervención solo dura entre 45 y 90 minutos. La paciente queda ingresada durante una sola noche en el hospital, tras la cual es enviada a casa bajo petición de pasar 5 días sin realizar ningún esfuerzo vocal.

A pesar de ser una tendencia al alza, en España aún no existe una vía de referencia estatal, por lo que muchas personas deciden operarse la laringe por vía privada. En Barcelona, el doctor Fortuny ofrece el servicio previa solicitud por teléfono o email, y tras un minucioso estudio de cada caso particular.

Los resultados

Según la literatura clínica, la glotoplastia de Wendler resulta en una total satisfacción del 75 % de los intervenidos. De media, la operación consigue que estas personas ganen 40 hertzios de frecuencia en su voz, pasando de los 120-160 ciclos por segundo (veces que se abren o cierran las cuerdas vocales) típico de laringes “masculinas” con voces graves, a un número de ciclos igual o muy similar a los 180-220 habituales en las mujeres, es decir, a una voz notablemente más aguda.

De esta forma, se resuelve el conflicto interno de estas personas que se saben mujeres pero se escuchan con voz varonil y, a la vez, se consigue que a los demás les encaje lo que oyen con lo que ven, lo que ayuda a hacer desaparecer el estigma trans.