Esquema del paladar

Gran hipertrofia por úvula

El adulto roncador

Ronquido por úvula y paladar hipertróficos

Fibroendoscopia

El adulto roncador

Tratamiento de adulto roncador y/o con apneas

Los ronquidos son motivo frecuente de problemas con la pareja. Si además va acompañado de paradas respiratorias (llamadas apneas del sueño) no sólo será molesto, sino que podrá representar un importante problema de salud.

Esto se debe a que las apneas pueden originar numerosos síntomas, pues durante las mismas hay un cese de la entrada de oxígeno en el organismo, pudiendo provocar el llamado “Síndrome de Apnea Obstructiva del sueño” o SAOS.

¿Cuáles son los síntomas?

Los ronquidos afectan, principalmente, a hombres generalmente obesos. En las mujeres, los ronquidos, suelen producirse a partir de la menopausia.

Cuando las apneas del sueño son frecuentes, el paciente refiere somnolencia diurna, cansancio e irritabilidad. También pueden aparecer dolor de cabeza matinal, descenso de la líbido o apetito sexual, e hipertensión arterial.

¿Cómo se explora?

Los ronquidos siempre llaman la atención cuando el paciente duerme acompañado. Más aún, si se acompaña de pausas respiratorias (Apnea).

Para un correcto diagnóstico es necesario una revisión mediante una sencilla exploración, la fibroendoscopia de nariz y de garganta, que averiguará dónde está la obstrucción que provoca el problema.

En algunos casos es necesario completar la exploración con un estudio del sueño denominado polisomnografía, que analizará la intensidad de los ronquidos, el número y duración de las paradas respiratorias o apnea del sueño y la calidad del sueño.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la apnea del sueño o adulto roncador tiene varias vías dependiendo de criterios que el especialista otorrinolaringólogo establece una vez efectuada la revisión y exploración del paciente:

  • Si el paciente es obeso es fundamental que adelgace.
  • En muchos casos la obstrucción es debido al cierre de la vía respiratoria superior, es decir, del espacio comprendido entre el paladar, la campanilla o úvula, la amígdala y la lengua, debido a un excesivo tamaño de una o varias de estas estructuras. En determinados casos puede ser aconsejable extirpar con Láser la campanilla y parte del paladar blando.
  • En otros casos será necesario que el paciente duerma con una mascarilla llamada CPAP nasal q ue, al administrar una corriente de aire, impedirá la obstrucción de la vía respiratoria.
  • La causa más frecuente de obstrucción o bloqueo nasal es la hipertrofia o tamaño exagerado de los cornetes nasales. Así pues, esta desproporción de los cornetes es la causante de que el paciente respire mal por la nariz.

Pero ¿qué son los cornetes nasales?

Los cornetes son unas estructuras alargadas, en forma de tubo, que están en la parte inferior de la nariz. Están formados por piel y en su interior tiene hueso.

Sus funciones son:

  • La limpieza
  • La humidificación
  • Y el calentamiento del aire que respiramos, para que llegue acondicionado a la garganta y luego a los pulmones.

La gran mayoría de personas que respiran mal por la nariz presentan un aumento exagerado de los cornetes nasales.

  • Muchas veces sin causa conocida
  • En otros casos son pacientes con rinitis alérgica (tienen alergia en la nariz). En muchos de ellos (pero no todos) a lo largo de los años los cornetes se van inflamando y alargando.
  • Finalmente, el cornete puede aumentar exageradamente de tamaño por un abuso de las gotas o espráis nasales, hasta el punto de que el paciente no puede dormir sin la aplicación de los mismos.

Caso clínico

Gracias a la técnica de la endoscopia, podemos acceder al interior de la nariz y ver perfectamente todo su interior.

A la izquierda, imagen de los cornetes nasales inferiores antes de la intervención (obsérvese la ausencia de paso) causantes de la apnea del sueño y ronquidos. A la derecha, imagen tras la intervención donde puede verse que ya no existe obstrucción y que el espacio para respirar es mucho mayor.

En la imagen de la izquierda podemos ver claramente un cornete muy aumentado de tamaño que no deja, prácticamente, espacio para respirar, con la consiguiente obstrucción y causante de la apnea del sueño y los ronquidos.

  • Hay muchas técnicas para reducir los cornetes, por ejemplo, la Radiofrecuencia, pero en un caso como este, en que el tamaño es muy grande, lo ideal es reducir el cornete mediante un láser.
  • Fijémonos, después de la operación (imagen de la derecha), el gran espacio que queda es una verdadera “autopista” para respirar, y evidentemente esta reducción es para toda la vida. Estos cornetes nunca más volverán a crecer y dan por solucionado los problemas de apnea del sueño y los ronquidos.