Hipoacusia adultos

Cuando un paciente acude a visitarse por pérdida de audición, lo primero que haremos es una serie de pruebas para cuantificar y averiguar la causa de la hipoacusia.

En líneas generales, la hipoacusia del adulto puede clasificarse en dos grandes grupos:

  • Las debidas a una alteración del oído externo (entrada o canal del oído) o en el oído medio (tímpano y cadena de huesecillos). Es la denominada hipoacusia de transmisión o conducción.
  • Por una alteración en el oído interno. Es la llamada hipoacusia de percepción.

Hipoacusia de transmisión

El problema estará localizado en el oído externo (entrada o conducto del oído) o en el oído medio (tímpano o cadena de huesecillos).

Puede estar causada por:

¿Qué es una timpanoplastia?

Es la cirugía destinada a corregir las alteraciones del tímpano y/o los huesecillos del oído medio. Asi, si el tímpano es la zona afectada, será sustituido por un injerto que obtendremos de la piel del paciente, sin dejar cicatriz. Con ello cerraremos la perforacón parcial o total del tímpano.

Si el problema radica en alguno de los huesecillos del oído medio (martillo, yunque o estribo), lo sustituiremos por una prótesis.

Si la pérdida de audición es muy importante, también podremos recurrir a los llamados implantes osteointegrados.

¿Qué son los implantes osteointegrados?

Son pequeños dispositivos que se colocan detrás de la oreja del paciente para mejorar su audición al aumentar espectacularmente la absorción y transmisión del sonido por el hueso.

Se colocan principalmente en:

  • Pacientes con supuración crónica de oído, que impedirá el uso de audífono.
  • Estrechamiento de la entrada y el canal del oído. Son las llamadas atresia y exostosis, en las cuales el audífono no tienen suficientemente espacio para ser colocado.

Hipoacusia de percepción

¿Qué solución hay cuando no funcionana los audífonos?

En estos casos el problema radica en el oído interno. El paciente referirá que “oye pero no entiende”.

Inicialmente, el tratamiento pasa por la colocación de audífonos. Pero si estos no son útiles, recurrieremos a los llamados implantes de oído medio o a los implantes cocleares.

¿Qué es un implante de oído medio?

Se trata de una pequeña prótesis electrónica que se coloca mediante una intervención quirúrgica. En casos de presbiacusia (oído envejecido, equivalente a la presbicia o “vista cansada”), la prótesis se coloca en la cadena de huesecillos, aumentando la movilidad y mejorando la transmisión del sonido, desde el exterior hasta el nervio auditivo.

¿Qué es un implante coclear?

El implante coclear es un aparato que permite recuperar la audición a las personas con sordera severa, siendo el único tratamiento eficaz que existe hoy en día para este tipo de sordera. Una hipoacusia se considera severa cuando el paciente no puede entender las palabras aunque lleve un audífono.

Mediante una intervención quirúrgica se coloca un dispositivo electrónico en el interior del oído: es el llamado implante coclear, que transforma el sonido en señal eléctrica, la cual estimulará al nervio auditivo.

La intervención se realiza con anestesia general, requiriendo solo una noche de estancia hospitalaria. Su duración es de unos 90 minutos.

Tras la intervención, la mayoría de pacientes necesitarán un seguimiento y/o tratamiento logopédico, para poder interpretar correctamente la información auditiva proporcionada por el implante coclear, y así entender y usar el lenguaje correctamente.

Se pueden colocar en pacientes entre 6 meses y 80 años. En pacientes de edad avanzada, la única condición es un correcto estado de salud. En el niño son muy eficaces, permitiendo un desarrollo normal del lenguaje, cuando se realizan pronto (idealmente antes de los 3 años de edad).  En el adulto que ha perdido la audición después de haber oído (de haber adquirido el lenguaje), los resultados dependen del tiempo transcurrido desde que perdió la audición.