TECNOLOGÍA PUNTERA PARA EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA HALITOSIS

Biosniffing o “nariz electrónica” y cromatografía de gases

Dentro de esta perspectiva multidisciplinar, la Unidad Médica de Halitosis pone al servicio de sus pacientes la tecnología más puntera para el diagnóstico de la causa del problema, como el biosniffing o “nariz electrónica” y la cromatografía de gases, un método de análisis que permite la separación de gases de una muestra de aire por adsorción selectiva.

Estos aparatos de origen molecular permiten identificar cualquier gas presente en el aliento humano —actualmente se han descubierto más de 3000—, de cara a poder elegir el tratamiento adecuado dirigido al origen del mal olor.

Láser para la eliminación del caseum en las amígdalas

En muchos pacientes, la halitosis se debe a la acumulación del “caseum” en las amígdalas, unas “bolitas blancas” que se originan por la descomposición de los alimentos y que, en ocasiones, pasan a llenar unos “pequeños agujeros” (criptas) que muchas personas tienen en las amígdalas.

Mediante la aplicación del láser se eliminan todas las capas superficiales y medias de las amígdalas, desapareciendo así todas las criptas y todo el caseum. Una intervención rápida, indolora y sin sangre.