¿ CUÁLES SON LAS FASES DE NUESTRO TRATAMIENTO?

Antes de llevar a cabo un tratamiento es esencial obtener un diagnóstico etiológico, es decir, que determine el origen o la causa. Una consulta de mal aliento contempla tres pasos fundamentales: diagnóstico, tratamiento y control.

Diagnóstico (o Estudio del Aliento)

Consiste en hallar la causa de la halitosis. En esta primera visita se obtienen todos los datos médicos relevantes para el diagnóstico (anamnesis) y se realizan una serie de procedimientos con el objetivo de establecer el diagnóstico etiológico: recogida de muestras de bacterias, saliva y de aliento (aire espirado). Es fundamental acudir a esta visita sin haber comido, bebido o realizado ninguna higiene oral las dos horas anteriores a la visita.

Tratamiento

No existe un único tratamiento para combatir la halitosis. El tratamiento más adecuado será el más actual y eficaz de acuerdo con la causa descubierta a través del diagnóstico.

Control

Esta fase se inicia tras la remisión de la halitosis y es necesaria para instruir al paciente sobre las medidas preventivas y los procedimientos que debe seguir para asegurar el mantenimiento de los resultados obtenidos.