Células madre para ayudar a producir saliva

coromina

Xerostomía es el nombre médico de uno de los más frecuentes efectos secundarios de ciertos medicamentos: la sequedad de la boca. Especialmente comprobado en el caso de los antidepresivos, se calcula que el síndrome de la boca seca afecta al 20% de la población española, una prevalencia que puede alcanzar el 50% en personas de edad avanzada, por la atrofia de las glándulas salivales propia del envejecimiento. “En el caso de haber recibido radioterapia por un cáncer en la boca o en el cuello, el porcentaje se eleva prácticamente al 90% de los casos”, apunta el otorrinolaringólogo Jordi Coromina del centro Médico Teknon, donde el pasado mes de abril llevó a cabo con otros médicos “la primera intervención en España para inyectar células madre en la boca de un paciente para que sus glándulas salivales recuperen su función de fabricar saliva que la radioterapia desactivó.

El paciente, un hombre en los 60 había sido operado de un cáncer en la lengua, en enero del 2015, y luego recibió radioterapia en el cuello y la boca. Sus glándulas salivales ya no podían producir saliva y la sensación de boca seca lo llevó a consultar al doctor Coromina qué podía hacer para combatirla.
“Generalmente, para combatir la sequedad bucal, además de hidratarse continuamente tomando pequeños sorbos de líquido existen chicles estimulantes de saliva, aunque, dependiendo del grado de destrucción de las células salivales, no son de gran eficacia. Lo mismo sucede con la pilocarpina, otro estimulador de la saliva, en este caso, medicamento”, explica Germán Pareja, médico estomatólogo y profesor de Odontología Preventiva de la Universitat de Barcelona.

Cultivo Celular
Entre los más avanzados posibles tratamientos para tratar de reanimar la capacidad de fabricar saliva o emular esa función está la implantación de células madre del propio paciente. Inspirados y asesorados por médicos daneses (un equipo de la Universidad de Copenhague fue el primero del mundo en realizar el ensayo clínico preciso para su aplicación en pacientes reales), en Barcelona, los doctores Robert Soler y Lluís Orozco, que dirigieron el Institut de Terapia Regeneratia Tissular (ITRT), juntamente con el doctor Jordi Coromina del departamento de Otorrinolaringología del mismo centro médico, llevaron a cabo la implantación de células madre en el paciente que había sido operado de un cáncer de lengua.
Extrajeron células mesenquimales de su tejido adiposo, con vistas a recuperar la salivación del paciente. “La extracción la hicimos a través de una liposucción. En el laboratorio las células fueron aisladas, expandidas y concentradas de acuerdo con el volumen de las glándulas submaxilares receptoras, determinando previamente a través de una resonancia magnética, y que luego fueron las que se inyectaron en la boca del paciente”, detalla el doctor Jordi Coromina.

La intervención, que se hizo con anestesia local, ya ha empezado a mostrar beneficios para el paciente. “El tratamiento ha mejorado considerablemente mi bienestar. Antes de la operación, tenía que ir con una botella de agua en la mano a todas partes, y ahora ya no la necesito”, declara el paciente. “Tengo siempre un mínimo de humedad en la boca, y solo ese detalle ya ha mejorado mi calidad de vida”, asegura. “He recibido dos veces células madre en las glándulas submaxilares, y las dos veces he notado mejoría. Sobre todo, a los tres o cuatro meses después de la inyección”, añade.

Fuente: El Peródico

Add Your Comment

Your email address will not be published.