ADENOIDES

EL CRECIMIENTO EXCESIVO
DE LAS ADENOIDES
EN LOS NIÑOS
ES MUY FRECUENTE

Localización de las amígdalas

Adenoides y amígdalas

Endoscopia nasal

Mi hijo ronca: ¿un problema de amígdalas?

ADENOIDES

Las adenoides o vegetaciones son un tejido que aparece y se desarrolla detrás de la nariz de los niños, en la zona de transición con la garganta. Es por ello que su agrandamiento produce un bloqueo o interrupción parcial o total del aire que respiramos por la nariz, provocando la dificultad respiratoria consiguiente.

Las adenoides comienzan a crecer a partir de los 6 meses de vida.

¿Qué síntomas producen?

El crecimiento excesivo de las adenoides en los niños es muy frecuente, especialmente entre el primero y el séptimo año de vida. Cuando ello ocurre, hablaremos de hipertrofia adenoidal, es decir, un agrandamiento excesivo de las adenoides o vegetaciones, produciendo los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar por la nariz. El niño respirará por la boca, que estará muchas veces abierta, lo cual producirá una cara o facies característica
  • Ronquido durante el sueño (incluso a veces con paradas respiratorias o apneas)
  • Catarros nasales, con moco frecuente en la nariz
  • En ocasiones otitis agudas de repetición
  • Puede ocasionar un retraso esquelético y del peso del niño

¿Cómo se tratan las adenoides?

El agrandamiento o hipertrofia de las vegetaciones debe tratarse mediante su extirpación. Esta se realizará mediante una anestesia general muy corta (unos 10 minutos). Suele ser un procedimiento ambulatorio, pudiendo regresar a casa el niño a las pocas horas de la intervención.

En ocasiones, la intervención irá acompañada de la colocación de tubos de ventilación en los oídos, y/o de reducción o extirpación de las amígalas.